15 ene. 2006

Juana Pavón

Diluvio

Después
de haber yo muerto
abrí mis ojos incorporándome
salté de la cama
dirigiéndome al baño
me aseé
como nunca lo había hecho en mi vida
reflejé mi cuerpo al espejo
y me despedí de mí misma
comencé a recordar
a los seres que más amo
de repente
un diluvio saltó de mis ojos
borbotones de agua
incontenibles
el baño
el lavabo
el inodoro
rebasaron
quise dejar de llorar
pero esas tormentas oculares
no se detenían
incontenibles
no cesaban de brotar
se inundó el barrio todo
casas totalmente cubiertas
ahogó a toda una ciudad
yo muerta aún
paralizada de pánico
veía aterrorizada
la muerte de muchos conocidos
el agua llegaba a mi cuello
y yo sin saber nadar
me dispuse a flotar… flotar
volví a mi cama
me tendí en ella
y me dije:
es la hora de mi entierro
volví a llorar
a reír/llorar
y aún espero
que alguien venga
por mi cadáver
a sembrar mi cuerpo
para comenzar otra fiesta de locura



Tegucigalpa

Tegucigalpa de barro y humo
fauna humana enloquecida
Tegucigalpa sin canteras
de misteriosas canteras
y de balcones sin flores
puentes de ida y vuelta
al más allá de lo inevitable
con sus remedos de ríos
que apenas ruedan al mar
Tegucigalpa marginada y rota
Tegucigalpa de privilegios
contraste de mis contrastes
depósito de miseria y lágrimas
arrastrando mi tristeza
es esas calles ya conocidas
mil y mil veces recorridas
capital de la ignominia
de la estúpida política
capital de mis enredos
del amor y el desamor
Tegucigalpa conmigo
Tegucigalpa contigo
ciudad mía pero ajena
ciudad de nadie pero amada
dejaste cicatrices
en un cuerpo otrora hermoso
otrora limpio
ahora viejo
cuando te adopté conmigo
fue tu prioridad
atrapar mis pies vagabundos
cortar mis alas
y transformar mi vivir intenso
en esta loca sedentaria
sola solita sola
pero no cortaste mis manos
para escribirte
para cantarte
Tegucigalpa de noche y día
cómo me dueles toda
mi canto
eterno lamento
por esas horas
sola y perdida
¡ay! Tegucigalpa de mis amores
de mis sueños
de mis ideales y penas
de los estancos unidos
de la siempre ciudad mía
Tegucigalpa
implacable conmigo
sin respetar ni perdonar mi juventud
envejeces pero aquí conmigo
aquí loca y leal
cloaca testigo de mis tragedias
así sucia o limpia
bonita o fea
grande o pequeña
me iluminas
aunque hagas tristes mis días
y yo aquí amándote
odiándote
emborrachándome
pelear con todos
vivir aquí me obliga a algo
a vociferar llorando
a amar odiando
a subsistir
¡ay! Tegucigalpa de mis amores



Del libro Exacta