18 dic. 2008

Anselm Kiefer

Artes Visuales

Anselm Kiefer
ALE, 1945


A
un pintor, escultor, artista de objetos; al gran y silencioso individualista del arte alemán; a Anselm Kiefer no le gustan las conversaciones en los vernissages ni el exaltado ajetreo en las grandes ferias de arte ni los autoelogios de los pintores estrella. Kiefer es un pensador, un buscador en las profundidades de la historia, sobre todo la alemana. A sus monumentales y melancólicos objetos pictóricos los sumerge a menudo en tonalidades de herrumbre, gris y café. Sus materiales son el plomo, la arena, los fragmentos, la ceniza. Los títulos de sus cuadros atemorizan: “Nerón pinta”, “Flor de sangre”, “Flor de ceniza”. Nada en su arte es complaciente, todo transmite signos que exigen ser interpretados. En su arte, Kiefer, nacido poco antes de terminar la Segunda Guerra Mundial, saca a luz “los sedimentos de la historia”: el artista como excavador.el arquetipo del artista alemán por antonomasia: intelectual, profundo, que trata una y otra vez los perturbadores temas de la historia alemana, el apocalipsis del Tercer Reich. Con una obra impregnada de catástrofes del pasado, que tematiza mitos y mística, religión y filosofía. Una obra que siempre hace referencias a la literatura, que retoma frases de Paul Celan, Walter Benjamin e Ingeborg Bachmann. Tomado de Deutschland Online.