6 mar. 2009

Crisis de credibilidad

Crisis de credibilidad
Juan Murillo / CRI

Premios Nacionales de Literatura 2008 de Costa Rica.


A finales del pasado mes de enero, como todos los años, se entregaron, por parte del Ministerio de Cultura de Costa Rica, los Premios Nacionales de Cultura, con resultados sorprendentes que han dejado en entredicho la validez o conveniencia de que sea el Estado el que premie los méritos artísticos de las obras literarias.


Los categorías de cuento y ensayo fueron declaradas desiertas, a pesar de de había, para la categoría de cuento, por lo menos treinta y tres candidatas. El escueto fallo de los jurados dictaminaba simplemente que ninguna de las obras era merecedora del premio.


En la categoría de novela, en cambio, se falló a favor de una obra titulada “La Rebelión de las Avispas”, por Carlos Morales. La novela en clave, de corte satírico, que el autor mismo reconoció cumplía un propósito vengativo, pretendía ridiculizar a ciertas feministas de alto perfil por medio del insulto, la burla, la caricatura y el humor sexista; urdiendo una trama que remeda el proceso administrativo por acoso sexual que terminó con el despido de Morales, sin responsabilidad patronal, después de varias décadas como catedrático y director de Semanario Universidad y Radio Universidad en la UCR.


El premio suscitó la esperada polémica que ha redundado en una solicitud de anulación del Premio. Las impugnantes aducen que aunque el autor tiene derecho a publicar su libro, por execrable que sea; el Estado, que ha suscrito tratados internacionales como el Convenio Belem do Pará sobre la violencia contra la mujer, no puede premiar una obra que promueva o incurra en dicha violencia. Parte de las denuncias, además, giran alrededor de la amistad del autor premiado con uno de los jurados.


Los Premios Cultura se encuentran, tras varios años de cuestionamientos, en una crisis de credibilidad de la cual dificilmente saldrán sin drásticas reestructuraciones.