12 sep. 2008

A walk on the wild side - Cementerio de los Ilustres


.
Cementerio de los Ilustres

Ventas de mangos, de placas de mármol, de fundas de celular, de todo tipo de repuestos usados para vehículos rodean el Cementerio de Los Ilustres de San Salvador.

Desde 1860 este espacio con olor a ciprés entremezclado con el de diesel mal quemado de los buses alberga los mausoleos marmóreos de políticos, pudientes, intelectuales y artistas.
Francisco Morazán, Claudia Lars, Alfredo Espino, Salarrué, Agustín Barrios Mangoré y Farabundo Martí son algunos de los ilustres cadáveres confinados a mirar sin recurso de amparo el cielo azul entre la gritería ambiente y el olvido.

Objetos de culto de fotógrafos aficionados las esculturas y tumbas de corte neoclásico. A cambio, despechado el despliegue bizarro de estilos arquitectónicos de los años sesenta y setenta que queremos sacar a luz aquí.

Desde el 2001 espera una moción en la Asamblea Legislativa para declarar este espacio Patrimonio Cultural y protegerlo del tiempo y el vandalismo; es decir, de nosotros los vivos.