12 jun. 2010

Terraemotus: Alfonso Kijadurías


Alfonso Kijadurías

SAL, 1940

No ser no hacer

La poesía de Kijadurías (Quezaltepeque, 1940) es expresión de un esfuerzo de coherencia entre vida y palabra. Kijadurías ha descubierto un camino que lleva a ninguna parte. Ni al éxito, ni al heroísmo. Ni a la santidad ni al poder. Quizás solo al dulce fracaso. Su biografía --un ejercicio permanente de desaparición-- está contenida en sus poemas. Alfonso Kijadurías se hizo acreedor en 2009 al Premio Nacional de Cultura de El Salvador. Vive entre Vancouver (Canadá) y Quezaltepeque (El Salvador). MHM

El poema “No ser no hacer” – selección de Miguel Huezo Mixco para esta edición de El ojo de Adrián - forma parte del libro inédito Zozobras completas de Alfonso Kijadurías.

http://kihadaworksdesign.com/more-about-my-dad-alfonso-kijadurias-update.html

No escribí la novela, tampoco pinté el cuadro, ni esculpí la escultura

con el fin de burlar la erudición de los jueces.

No compuse el concierto que revolucionaría la música moderna, tampoco

la película que pondría en entredicho a todas las tendencias consumidas

por la fama y el dinero.

No escribí el poema que eclipsaría toda la poesía escrita en nuestros días

y dejaría sin aliento a la crítica exigente.

No metí el gol olímpico que embriagaría, portada la eternidad, a los fieles creyentes.

Tampoco descubrí la pirámide más alta en medio del desierto

más desierto, ni conquiste el espacio

que solo alcanza el que venciendo lo imposible, arriba a lo más alto.

No descubrí la droga que sería la panacea de todos los dolores, la píldora

del placer que no termina

y lleva al paraíso prometido.

No inventé la bomba que traería la paz a todos los rincones del planeta.

No hice nada de todo lo que ayer,

bajo los efectos enervantes del elogio y los aplausos, prometí

o me hicieron prometer.

Genial, sí, fue, entre todos, mi fracaso. A él le debo la certeza de saber

que nunca alcanzaré la eternidad.